La curiosidad como impulso para alcanzar los sueños

Para Ángela Mejía Hernández, beneficiara del crédito beca de COLFUTURO, es claro que lo aprendido en su maestría en Ingeniería Civil Avanzada de la Universidad de Monash, en Australia, es aplicable en Colombia para impulsar el progreso del país.

Escrito por: Luis Carlos Proaños O.

Jun. 23 2022

La vida de Angela Melisa Mejía Hernández se ha desarrollado como una respuesta a su curiosidad permanente y a la inquietud de transformar en algo positivo los hallazgos de esa búsqueda.

“Siempre he sido el tipo de persona que busca una explicación y la lógica del funcionamiento de todo en general. Al final de mi vida escolar quería estudiar física como ciencia pura; sin embargo, una evaluación de cómo sería mi vida en un futuro, y la posibilidad de ver la física aplicada a lo tangible y material, fue lo que me llevó a estudiar ingeniería”, puntualiza en entrevista con COLFUTURO.

Se entregó de plano a la ingeniería civil y empezó a encontrar paulatinamente las respuestas que buscaba. “De todas las ingenierías, la civil me ofrecía la posibilidad de entender cómo funcionaba el mundo, aplicar la física a un plano real y hacer de él un lugar mejor” señala. Hizo su pregrado en la Universidad Nacional y de allí brotó el interés por llevar a cabo nuevos proyectos. 

Con el paso del tiempo, su interés por las respuestas y la satisfacción de encontrarlas en cada paso que daba no fueron suficientes. En su interior, crecía otro deseo: el de comprometerse con el contexto social, a través de la aplicación del conocimiento adquirido.

“Haber trabajado en el sector público y privado en Colombia me abrió aún más los ojos acerca de la situación actual del país, pensé: ‘Si de nosotros los jóvenes depende el futuro de una nación, ¿por qué no hacer algo mejor con lo que ya somos?’ Hice una pausa en mi camino laboral y decidí estudiar inglés para reforzar mi segundo idioma. Una vez regresé, tuve más confianza en ese potencial para asumir riesgos y medirme a hacer una maestría en inglés, en el extranjero”.

En lugar de fijarse en los obstáculos que debía superar para llevar a cabo esta idea, como encontrar una financiación que le permitiera costearlo y empezar de nuevo una vida en un país desconocido, se enfocó en las oportunidades y los retos que podían impulsarla a cumplir sus metas, como una forma de salir adelante y darle un impulso definitivo a su propia carrera, a través de los pasos que daba, con un posgrado de alto nivel en el exterior.

En su búsqueda localizó al Programa Crédito Beca y halló la posibilidad perfecta para financiar su proyecto. “Una vez encontré a COLFUTURO, me sentí alineada con su propósito de darle lo mejor de Colombia al mundo y me presenté a la convocatoria”.

El día de su graduación en Monash University

Un destino a su medida

Australia fue el destino escogido y Melbourne la ciudad adecuada para su proyecto. La decisión del programa ideal estuvo mediada, una vez más, por el análisis sobre la magnitud del riesgo que quería asumir.

Así encontró el programa que se ajustaba al tamaño de sus sueños. “Busqué las mejores universidades, no solo en el mundo, sino las mejores en ingeniería del transporte, y encontré la maestría en Ingeniería Civil Avanzada de la Universidad de Monash, la primera en ingeniería de transporte en todo Australia y una de las mejores en el mundo, así que decidí aplicar”, señala.

 Se convirtió en beneficiaria de COLFUTURO en 2018 y viajó el año siguiente para hacer realidad un sueño que la impulsaba a seguir abriendo fronteras.

Al iniciar su posgrado, se dio cuenta de que había realizado la elección correcta, no solo para satisfacer su curiosidad, sino para darle un giro de 180 grados a su carrera y a su experiencia vital en diferentes escalas, como lo explica a continuación.

 

"Yo pienso que cuando se estudia afuera se aprende a que no está bien conformarse, no debemos normalizar la situación del país, y pienso que entre los colombianos que estamos afuera podemos ser de gran aporte y ayudar en el proceso de cambio positivo”

“Durante varios años Melbourne ha sido galardonada por ser la ciudad con la mejor calidad de vida del mundo. Si se trata de temas de infraestructura es una ciudad completa, segura y limpia. El sistema de transporte no está colapsado, y los servicios básicos siempre están disponibles. Lo que más me gusta es su multiculturalidad, siempre hay algo diferente por hacer, un nuevo sitio por conocer y una gran variedad gastronómica” narra con satisfacción.

El proceso de desarrollo de su posgrado ha sido muy satisfactorio, pues ha encontrado una mezcla precisa entre progreso académico y deleite personal. Además, ha sido un lugar en el que ha podido demostrar su talento y, a su vez, dejar en alto el nombre del país.

“Monash University hace un reconocimiento a los estudiantes internacionales provenientes de países latinoamericanos, porque el inglés no es nuestra primera lengua, y porque son conscientes del esfuerzo magno que hemos hecho como estudiantes para poder llegar al país destino. La universidad me otorgó una beca que consistía en un porcentaje de descuento sobre el valor de la matrícula por esta razón” explica.

Adicionalmente, recibió beneficios económicos en su programa por ser una de las estudiantes con mayor nivel de experiencia laboral antes del inicio de la carrera.

En su graduación, en territorio australiano.

La oportunidad para mirarnos en otro espejo

Ella ha entendido sus viajes por el mundo como la oportunidad para concebir el potencial que existe en Colombia desde otra óptica. “Esto te abre la mente de prejuicios, te reta, te enseña que la vida puede ser diferente y que Colombia podría estar muchísimo mejor si aplicamos lo que conocemos desde afuera, pero con trabajo duro, pericia y amor como solo lo hacemos los colombianos”.

Así está planteado su presente, como una posibilidad de llevar al límite los descubrimientos de las posibilidades de aprendizaje y desarrollo. Actualmente se desempeña como Transport planner engineer en una multinacional con sede en la ciudad de Melbourne, donde pone en práctica todos los conocimientos adquiridos durante la maestría.

"Yo pienso que cuando se estudia afuera se aprende a que no está bien conformarse, no debemos normalizar la situación del país, y pienso que entre los colombianos que estamos afuera podemos ser de gran aporte y ayudar en el proceso de cambio positivo” señala.

Ángela Mejía Hernández tiene claro que lo aprendido en esta etapa puede ser decisivo y aplicable en el contexto de Colombia para impulsar el progreso del país, tal y como lo soñó al embarcarse en esta gran aventura.

 “Desde el área de transporte, hay mucho potencial por aprovechar: por su ubicación estratégica, su diversidad en flora y fauna, y el carisma de la gente. Podemos desarrollar sistemas de transporte inteligentes y sostenibles, que sean ejemplo para el mundo, que impulsen el aprovechamiento consciente y razonable de los recursos naturales, y que ayuden a mejorar la calidad de vida de nuestras comunidades. Podemos también compartir nuestro conocimiento adquirido para ayudar a cambiar percepciones y aportar a la innovación del país” afirma con conocimiento de causa.

Comparte en:
X