Vivir y sentir al ritmo de las cuerdas

El músico bogotano Juan Manuel Samacá, quien está realizando su maestría en el Conservatorio de Música de San Francisco con el apoyo de COLFUTURO, destaca con su interpretación de la guitarra clásica en Estados Unidos, convirtiéndose en un artista de talla internacional que tiene mucho por aportar al desarrollo de su gremio en Colombia.

Escrito por: Luis Carlos Proaños O.

 

Mayo. 09 2022

La infancia es el diseño de la ruta recorrida por una persona durante el resto su vida. La infancia es destino: a sus 10 años, Juan Manuel Samacá Sáenz sintió el flechazo pleno que lo enamoró de la música y que marcó lo que sería el desarrollo de su futuro. Todo ocurrió cuando empezó a estudiar guitarra con el maestro Luis Francisco Venegas: al escucharlo interpretar la Suite Popular Brasileña de Heitor Villalobos y la serie de estudios del compositor y director de orquesta cubano Leo Brouwer.

“Gracias a esto, la música y la guitarra clásica empezaron a ser una parte importante de mi vida y, en especial, de mi adolescencia. Cuando me gradué como bachiller, inicié el estudio de Química en la Universidad Nacional de Colombia; sin embargo, soñaba despierto con estar practicando mientras estaba en un laboratorio”, recuerda.

Su pasión por la guitarra lo ha llevado a vivir grandes experiencias en el exterior.

"El músico no sólo se forma al estar practicando en su habitación, sino también de experiencias"

Ese instante fue el clic para entregar su destino a la interpretación de la guitarra. Redefinió su rumbo y se rindió a los pies de la pasión que lo movilizaba. Se tituló como Maestro en Artes Musicales de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Ha enfocado su carrera en la interpretación de música clásica/académica para guitarra acústica de 6 cuerdas (conocida comúnmente como guitarra clásica) y en la gestión cultural para promover la interpretación de esta corriente por fuera de las aulas.

Dos viajes por fuera de Colombia hicieron germinar en su ser una necesidad que terminaría por darle el salto de calidad a su carrera: estudiar en el exterior. En Ecuador y Uruguay participó en concursos internacionales y conoció artistas de estatura mundial. “Concluí que el músico no sólo se forma al estar practicando en su habitación, sino también de experiencias”, confiesa al evocar esta etapa.

En San Francisco, Juan Samacá se ha convertido en un artista colombiano de talla internacional.

San Francisco, un camino para exhibir su calidad

Por recomendación de amigos que habían recibido el apoyo del Programa Crédito Beca previamente, se postuló en 2021 para financiar su posgrado en el Conservatorio de Música de San Francisco (SFCM), en California. Fue seleccionado y se encuentra actualmente realizando la maestría en Música en esta ciudad con el apoyo de COLFUTURO.

Juan Manuel eligió este destino educativo por la calidad del cuerpo docente y por una beca que le otorgó esta entidad. Su maestro David Tanenbaum es uno de los guitarristas más importantes de Estados Unidos y cuenta con una discografía que reúne más de 15 producciones. “También he podido tomar clases con guitarristas de primera calidad como Marc Teicholz, Meng Su, Richard Savino y Sergio Assad. Este último es uno de los compositores más influyentes de mi carrera. Hablar con él y tener clases personalizadas es invaluable”, revela Juan desde San Francisco.

Este conservatorio cuenta con una infraestructura ideal para el desarrollo artístico. En sus características arquitectónicas destacan los escenarios con climas acústicos adaptados a tipos específicos de creación musical: composición, enseñanza, práctica, ensayo e interpretación.

La calidad de su arte no ha pasado desapercibida en la ciudad. A principios de 2022, fue proclamado como ganador del Guitar Concerto Competition, organizado por el SFCM tras su interpretación, acompañada del piano, del concierto #4 para guitarra y orquesta del cubano Leo Brouwer, su gran inspiración. 

“Quiero seguir abriendo espacios para el músico colombiano. En Colombia existen músicos supremamente talentosos, pero que no pueden dedicarse a la música por falta de oportunidades"

Esta importante distinción lo hará merecedor, en 2023, de interpretar como solista el "Concerto de Toronto", de Brouwer con la orquesta sinfónica de esta entidad.

El eco de sonidos que resuenan en el país

Gracias a esta experiencia musical, ha entendido la importancia de sacarle el máximo provecho a sus aprendizajes para aplicarlos a las necesidades nacionales: “Ha sido convivir con personas de todas partes del mundo, entender la educación musical a nivel global, no sólo Norteamérica sino Europa y Asia. Esto me ha hecho reflexionar en cómo aportar a Colombia después de mis estudios”.

En San Francisco, la cuarta ciudad más grande del estado de California, caracterizada por una vibrante vida cultural, ha sido testigo de cómo la actividad musical puede mantener activa a la comunidad, y desea replicar esto a la escena artística del país cuando regrese. “Quiero seguir abriendo espacios para el músico colombiano. En Colombia existen músicos supremamente talentosos, pero que no pueden dedicarse a la música por falta de oportunidades”, revela Juan Manuel.

"Irse a estudiar no es sólo ir a aprender y obtener un cartón. Es una experiencia de vida que rompe la burbuja de tu cotidianidad y te permite ver la realidad con otros ojos"

Los proyectos personales que ha desarrollado en Colombia aguardan ansiosos su regreso para recibir el aporte de lo aprendido en el exterior. Por ejemplo, su Fundación La Retreta, desde donde gestionaba y organizaba eventos musicales con el fin de popularizar la música clásica a través conciertos en espacios no convencionales, espera para ayudar a reactivar el sector luego del duro golpe que significó la pandemia.

“Sueño con una Colombia con música de calidad en cada rincón. También he ejercido como docente y quisiera aportar desde ahí, y, por supuesto, formar juventudes críticas hacia la música que consumen es vital para el desarrollo cultural colombiano”, afirma Juan.

Desde su vivencia a través de los estudios artísticos, recalca la necesidad de que los colombianos puedan estudiar posgrados de calidad en el exterior, para que el país avance a la vanguardia de los retos del desarrollo social. “Tendremos profesionales más críticos y preparados para el país. Irse a estudiar no es sólo ir a aprender y obtener un cartón. Es una experiencia de vida que rompe la burbuja de tu cotidianidad y te permite ver la realidad con otros ojos”.

Créditos de las imágenes: 

Imagen 1: Touluse Producciones. 

Imagen 2: Darío Fernández.

Comparte en:
X