"La decisión correcta: un proyecto de vida”

Testimonio de Manolo Constaín. Egresado de la Universidad del ICESI y beneficiario COLFUTURO 2013

Estudié Ciencia Política con énfasis en Relaciones Internacionales en la Universidad ICESI. Con el apoyo de la Oficina de Relaciones Internacionales pude realizar un intercambio nacional de seis meses en la Universidad de los Andes mientras hacía mi práctica en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Para lo anterior, conté con la ayuda de una beca de movilidad otorgada por el Banco Santander. Una vez terminada mí práctica me gradué como primero en mi promoción en agosto del 2011. Una vez graduado, la Universidad ICESI, en reconocimiento a mis logros personales y académicos, me postuló como candidato para la Beca de Joven Investigador Colciencias. Esta beca se me otorgó enmarcada en un proyecto de investigación sobre las relaciones entre la República Popular China y América Latina. 

Durante este tiempo también ejercí como docente de clases de pregrado y como investigador para el CIES (Centro de Estudios Interdisciplinarios Jurídicos, Sociales y Humanistas). Paralelamente a mis actividades laborales empecé a planear mis estudios de posgrado. Una vez más, conté con el apoyo y la información de la Oficina de Relaciones Internacionales.

Con el apoyo de Piedad Gómez y Vladimir Rouvinski (Director del CIES), inicié el camino para cumplir mi sueño de estudiar en el exterior. Inicialmente identifiqué las áreas de estudio que me interesaban, así como las universidades que ofrecían programas en estos campos. Entre estas áreas de interés se encontraban: comercio exterior, política pública, y negocios internacionales. En el proceso, me enteré de una beca completa ofrecida por el DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico) para programas de Maestría en Política Pública y Gobierno. 

Alemania siempre había sido un destino que me llamaba mucho la atención y contaba con la facilidad de que la Maestría en Política Pública a la cual quería aplicar era en inglés, así que decidí aplicar a esta beca. Contaba con poco tiempo para reunir los requisitos así que me asesore directamente con la oficina del DAAD en Cali. Un punto importante sobre estos procesos es siempre acudir a las fuentes oficiales y pedir apoyo directamente con ellos, familiarizarse con la institución siempre es una ventaja en cualquier proceso de selección para becas. 

Realicé mi mayor esfuerzo para presentar una excelente candidatura a la beca, y conté con el absoluto apoyo de mi entorno. Tanto fue el apoyo, que me confíe y planifique mi futuro dando por hecho que esa beca sería una realidad. 

Aunque quedé en lista de espera, no se me fue otorgada la beca. Este proceso de selección era global y extremadamente competitivo. Cuando supe la noticia, no lo puedo negar, el mundo se me vino abajo y quede desorientado, frustrado y completamente desmotivado para iniciar un nuevo proceso. Sin embargo, para la fecha que recibí la decisión del DAAD también recibí una carta de la universidad destino, el Hertie School of Governance de Berlín, informándome que había sido aceptado. 

Con la aceptación de la universidad recuperé fuerza para continuar con mis sueños y buscar otras opciones. De nuevo, acudí a la Oficina de Relaciones Internacionales buscando consejo. Me recomendaron que revisara la convocatoria de COLFUTURO. Tenía conocimiento de esta institución e incluso tenía una familiar que había sido becada por COLFUTURO, así que mi imagen sobre esta opción era muy positiva. 

En el medio de esto, tomé la decisión de irme a vivir a Bogotá. Una vez en la capital, continué mis planes de realizar mis estudios en Alemania. Asistí a las charlas informativas de COLFUTURO y a partir de la información que se me había brindado, me di cuenta de que esta era la opción más viable para continuar con mi proyecto. 

Tuve conocimiento que para las personas que viajaban a Alemania existía un convenio con el DAAD, y en este convenio vi una segunda oportunidad de obtener una beca de esta asociación alemana. Con la información completa, realicé una hoja de ruta en donde plasme mi meta y todos los pasos necesarios para cumplirla (requisitos, fechas, financiación, etc.). Esta hoja de ruta fue fundamental para plasmar mis sueños en papel y tener un plan claro y viable para hacerlos realidad.

Logré reunir los requisitos y apliqué a COLFUTURO y al convenio con el DAAD. Hace poco recibí las buenas noticias de que había sido seleccionado como becario por ambas instituciones.

Estare viajando a Alemania el próximo abril para realizar un curso intensivo de alemán todo pago y continuaré con mi Maestría en Berlín. Cuento con la financiación de COLFUTURO que me otorgó $50.000 dólares en su modalidad crédito beca así como con otros apoyos y beneficios del DAAD.

Esta experiencia me enseñó muchas cosas que me gustaría compartir con las personas que tienen el objetivo de estudiar un posgrado en el exterior.

• La meta de hacer un posgrado en el exterior se debe pensar con suficiente tiempo de antelación. Muchos cometemos el error de que creemos que en seis meses estaremos estudiando nuestro posgrado en el exterior; aunque en algunos casos es posible, mi experiencia me dice que este proyecto toma entre un año y un año y medio, incluso un poco más si se debe preparar un segundo idioma. 

Aunque esta franja de tiempo suena un poco larga, las becas y fechas de aplicación requieren hacer las cosas con bastante antelación. No se desmotiven por el tiempo, las recompensas harán que todo el tiempo y esfuerzo invertido valgan la pena.

• El camino va a estar lleno de obstáculos, pero solo triunfan y alcanzan sus metas las personas que están dispuestas a superarlos. Frente al primer fracaso, y aunque tuve la intención de desistir, opté por continuar con mis sueños y buscar otras opciones. Esta decisión de continuar, pese a los primeros tropezones, me permite decir hoy que mi sueño es una realidad.

• Las becas se las ganan los que están bien informados sobre el proceso y siguen las instrucciones al pie de la letra. Aunque no comparto la idea de que las becas son fáciles de ganar y he experimentado en carne propia el desgaste que estos procesos implican hay que tener en cuenta varios factores para aumentar los chances de éxito.

Es necesario seguir las instrucciones de las fuentes oficiales sobre cómo se debe llevar a cabo el proceso de aplicación. El primer filtro que hacen las instituciones es la revisión de que los papeles estén en orden, para no quedar eliminado en este filtro se debe leer los manuales de aplicación, asistir a las charlas informativas, etc. Los procesos de aplicación a las becas son desgastantes, pero creo que uno debe esforzarse al máximo para obtener lo que se quiere. Para reducir un poco el desgaste de estos procesos, también creo que se debe ser estratégico. Apliquen a becas en las que de verdad tengan un chance de ser seleccionados. Si se requiere experiencia laboral en un campo determinado para ser seleccionado, y no se cuenta con dicha experiencia es mejor buscar otras opciones. Sin embargo, el que quiere puede y siempre se puede preparar con suficiente antelación para cumplir con los requisitos de experiencia, idiomas, etc.

• Aterricen sus sueños. Para cumplir con las metas es necesario traerlas al mundo real y saber qué pasos hay que seguir para cumplirlas. Pueden realizar una hoja de ruta en donde evalúen todos los factores que hay que tener en cuenta. Esto les dará una idea real de los recursos que tienen (no solo financieros, sino académicos, de tiempo, etc.) para saber que tienen que hacer y con cuanto tiempo de antelación.

Espero este testimonio les sea de ayuda. No cuento con recursos económicos extensos, los que tengo me los he ganado con el sudor y el esfuerzo de mi trabajo. Tampoco cuento con conexiones que me den una ventaja de cualquier tipo. Soy el vivo ejemplo de que los sueños se pueden realizar, siempre y cuando se tenga la convicción de que la paciencia, la precisión, la planificación, y el esfuerzo tienen sus recompensas.

27

27

Eventos 2020