Beneficiarios

"La decisión correcta: un proyecto de vida”

Testimonio de Manolo Constaín. Egresado de la Universidad del ICESI y beneficiario COLFUTURO 2013

Estudié Ciencia Política con énfasis en Relaciones Internacionales en la Universidad ICESI. Con el apoyo de la Oficina de Relaciones Internacionales pude realizar un intercambio nacional de seis meses en la Universidad de los Andes mientras hacía mi práctica en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Para lo anterior, conté con la ayuda de una beca de movilidad otorgada por el Banco Santander. Una vez terminada mí práctica me gradué como primero en mi promoción en agosto del 2011. Una vez graduado, la Universidad ICESI, en reconocimiento a mis logros personales y académicos, me postuló como candidato para la Beca de Joven Investigador Colciencias. Esta beca se me otorgó enmarcada en un proyecto de investigación sobre las relaciones entre la República Popular China y América Latina. 

Durante este tiempo también ejercí como docente de clases de pregrado y como investigador para el CIES (Centro de Estudios Interdisciplinarios Jurídicos, Sociales y Humanistas). Paralelamente a mis actividades laborales empecé a planear mis estudios de posgrado. Una vez más, conté con el apoyo y la información de la Oficina de Relaciones Internacionales.

Con el apoyo de Piedad Gómez y Vladimir Rouvinski (Director del CIES), inicié el camino para cumplir mi sueño de estudiar en el exterior. Inicialmente identifiqué las áreas de estudio que me interesaban, así como las universidades que ofrecían programas en estos campos. Entre estas áreas de interés se encontraban: comercio exterior, política pública, y negocios internacionales. En el proceso, me enteré de una beca completa ofrecida por el DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico) para programas de Maestría en Política Pública y Gobierno. 

Alemania siempre había sido un destino que me llamaba mucho la atención y contaba con la facilidad de que la Maestría en Política Pública a la cual quería aplicar era en inglés, así que decidí aplicar a esta beca. Contaba con poco tiempo para reunir los requisitos así que me asesore directamente con la oficina del DAAD en Cali. Un punto importante sobre estos procesos es siempre acudir a las fuentes oficiales y pedir apoyo directamente con ellos, familiarizarse con la institución siempre es una ventaja en cualquier proceso de selección para becas. 

Realicé mi mayor esfuerzo para presentar una excelente candidatura a la beca, y conté con el absoluto apoyo de mi entorno. Tanto fue el apoyo, que me confíe y planifique mi futuro dando por hecho que esa beca sería una realidad. 

Aunque quedé en lista de espera, no se me fue otorgada la beca. Este proceso de selección era global y extremadamente competitivo. Cuando supe la noticia, no lo puedo negar, el mundo se me vino abajo y quede desorientado, frustrado y completamente desmotivado para iniciar un nuevo proceso. Sin embargo, para la fecha que recibí la decisión del DAAD también recibí una carta de la universidad destino, el Hertie School of Governance de Berlín, informándome que había sido aceptado. 

Con la aceptación de la universidad recuperé fuerza para continuar con mis sueños y buscar otras opciones. De nuevo, acudí a la Oficina de Relaciones Internacionales buscando consejo. Me recomendaron que revisara la convocatoria de COLFUTURO. Tenía conocimiento de esta institución e incluso tenía una familiar que había sido becada por COLFUTURO, así que mi imagen sobre esta opción era muy positiva. 

En el medio de esto, tomé la decisión de irme a vivir a Bogotá. Una vez en la capital, continué mis planes de realizar mis estudios en Alemania. Asistí a las charlas informativas de COLFUTURO y a partir de la información que se me había brindado, me di cuenta de que esta era la opción más viable para continuar con mi proyecto. 

Tuve conocimiento que para las personas que viajaban a Alemania existía un convenio con el DAAD, y en este convenio vi una segunda oportunidad de obtener una beca de esta asociación alemana. Con la información completa, realicé una hoja de ruta en donde plasme mi meta y todos los pasos necesarios para cumplirla (requisitos, fechas, financiación, etc.). Esta hoja de ruta fue fundamental para plasmar mis sueños en papel y tener un plan claro y viable para hacerlos realidad.

Logré reunir los requisitos y apliqué a COLFUTURO y al convenio con el DAAD. Hace poco recibí las buenas noticias de que había sido seleccionado como becario por ambas instituciones.

Estare viajando a Alemania el próximo abril para realizar un curso intensivo de alemán todo pago y continuaré con mi Maestría en Berlín. Cuento con la financiación de COLFUTURO que me otorgó $50.000 dólares en su modalidad crédito beca así como con otros apoyos y beneficios del DAAD.

Esta experiencia me enseñó muchas cosas que me gustaría compartir con las personas que tienen el objetivo de estudiar un posgrado en el exterior.

• La meta de hacer un posgrado en el exterior se debe pensar con suficiente tiempo de antelación. Muchos cometemos el error de que creemos que en seis meses estaremos estudiando nuestro posgrado en el exterior; aunque en algunos casos es posible, mi experiencia me dice que este proyecto toma entre un año y un año y medio, incluso un poco más si se debe preparar un segundo idioma. 

Aunque esta franja de tiempo suena un poco larga, las becas y fechas de aplicación requieren hacer las cosas con bastante antelación. No se desmotiven por el tiempo, las recompensas harán que todo el tiempo y esfuerzo invertido valgan la pena.

• El camino va a estar lleno de obstáculos, pero solo triunfan y alcanzan sus metas las personas que están dispuestas a superarlos. Frente al primer fracaso, y aunque tuve la intención de desistir, opté por continuar con mis sueños y buscar otras opciones. Esta decisión de continuar, pese a los primeros tropezones, me permite decir hoy que mi sueño es una realidad.

• Las becas se las ganan los que están bien informados sobre el proceso y siguen las instrucciones al pie de la letra. Aunque no comparto la idea de que las becas son fáciles de ganar y he experimentado en carne propia el desgaste que estos procesos implican hay que tener en cuenta varios factores para aumentar los chances de éxito.

Es necesario seguir las instrucciones de las fuentes oficiales sobre cómo se debe llevar a cabo el proceso de aplicación. El primer filtro que hacen las instituciones es la revisión de que los papeles estén en orden, para no quedar eliminado en este filtro se debe leer los manuales de aplicación, asistir a las charlas informativas, etc. Los procesos de aplicación a las becas son desgastantes, pero creo que uno debe esforzarse al máximo para obtener lo que se quiere. Para reducir un poco el desgaste de estos procesos, también creo que se debe ser estratégico. Apliquen a becas en las que de verdad tengan un chance de ser seleccionados. Si se requiere experiencia laboral en un campo determinado para ser seleccionado, y no se cuenta con dicha experiencia es mejor buscar otras opciones. Sin embargo, el que quiere puede y siempre se puede preparar con suficiente antelación para cumplir con los requisitos de experiencia, idiomas, etc.

• Aterricen sus sueños. Para cumplir con las metas es necesario traerlas al mundo real y saber qué pasos hay que seguir para cumplirlas. Pueden realizar una hoja de ruta en donde evalúen todos los factores que hay que tener en cuenta. Esto les dará una idea real de los recursos que tienen (no solo financieros, sino académicos, de tiempo, etc.) para saber que tienen que hacer y con cuanto tiempo de antelación.

Espero este testimonio les sea de ayuda. No cuento con recursos económicos extensos, los que tengo me los he ganado con el sudor y el esfuerzo de mi trabajo. Tampoco cuento con conexiones que me den una ventaja de cualquier tipo. Soy el vivo ejemplo de que los sueños se pueden realizar, siempre y cuando se tenga la convicción de que la paciencia, la precisión, la planificación, y el esfuerzo tienen sus recompensas.

Testimonio Paola Sierra

Contra todos los consejos, estudié en la Universidad Externado de Colombia, gracias al  apoyo de un crédito del ICETEX.  Durante la carrera me vinculé al grupo de investigación “Procesos Sociales, Territorios y Medio Ambiente” reconocido por Colciencias. Allí  tuve la oportunidad de participar como encuestadora y luego como asistente en varios proyectos de investigación. Para culminar mi carrera, realicé  un trabajo de campo de algunos meses en la comunidad Andoque del Amazonas Colombiano, gracias a una beca de investigación que me otorgó la Fundación Tropenbos International, organismo de cooperación de la Embajada de los Países bajos en Colombia.

Con la fortuna de  haber obtenido “mención de honor” en la tesis de grado, me gradué como antropóloga en 2009 y  fui invitada a participar como integrante del grupo de investigación donde había trabajado y realizado mi tesis de grado.  En ese momento pude acercarme a las problemáticas territoriales, particularmente a las urbanas y pude ver de cerca el trabajo de investigación en un marco interdisciplinario.  Entonces me sentía aún más cómoda en el mundo de la investigación y siguiendo con ese interés presenté un proyecto en el marco de la beca Jóvenes Investigadores e Innovadores  de Colciencias 2010. Esta oportunidad de Colciencias me permitió un proyecto durante un año en el cual puede experimentar los avatares de los trabajos de campo en ciencias sociales y  poner en uso herramientas adquiridas en el grupo de investigación.

Fue en ese momento cuando asumí una decisión que me venía atrayendo: seguiría la vida de la investigación, esto con miras a aportar en la investigación en ciencias sociales y en su posibilidad de incidir en las políticas públicas del país. A esas alturas me di cuenta que necesitaba mayor formación para lograr mis objetivos.  Pasé meses buscando la universidad y el programa que quería seguir en mi posgrado y otros tantos estudiando francés que era una lengua totalmente nueva para mí. Pero era en  Francia que  había encontrado el posgrado de mi interés. Después de hacer los trámites y conseguir la admisión, ahora el problema era ¿cómo financiarme?  Fue allí cuando  decidí acudir a COLFUTURO.

Afortunadamente en 2011 obtuve el apoyo la entidad, la beca CEF y el apoyo  de la Universidad Externado de Colombia.  Ya instalada en Francia, en pleno proceso de adaptación, tuve un accidente grave, para lo cual fue necesaria una intervención quirúrgica y algunos meses de incapacidad.  Durante esos meses pensé muchas veces en abandonar mi proyecto de estudios y volver a Colombia pero decidí continuar, replantear  mi calendario y proyecto de estudios.  Fue en ese momento cuando el apoyo de COLFUTURO  y de la Universidad Externado de Colombia se convirtió en vital,  pues sin este no hubiera conseguido culminar mi trabajo de grado con “mention très bien” (muy bien)  y la maestría con éxito.

Actualmente, me encuentro cursando mi primer año de doctorado en antropología social en  L’EHESS (École des Hautes Études en Sciences Sociales) en París, con una beca de estudios doctorales que me otorgó  nuevamente la Universidad Externado.  En los últimos días (junio 2013)  me han seleccionado dentro de la beca  francesa de movilité “Claude Lèvi Satrauss” lo que me permitirá cubrir mis gastos de movilidad y trabajo de campo en Colombia.

Hoy, cuando intento ver  mi vida  en retrospectiva, veo lo importante que es tener  grandes sueños y metas, lo importante que es proyectarse en el futuro, pero también la importancia de que los esfuerzos personales sean apoyados por las instituciones. Estoy segura que sin el apoyo que he recibido de mi familia, muchas otras personas y de varias instituciones, no habría logrado muchas de las cosas de las que hoy me siento agradecida.   Reconozco el gran aporte que COLFUTURO está  haciendo para “construir  país”, Sin embargo, aún hay mucho talento que necesita ser apoyado, muchos jóvenes que necesitan que crean en ellos y entre ellos algunos que requieren de mayor apoyo institucional en situaciones difíciles para que no desfallezcan en el intento!

La BBC divulgó investigación en la que participa beneficiario de COLFUTURO

Un estudio publicado recientemente por la Universidad de Leeds, en el Reino Unido, determinó que cerrar las ventanas en determinados servicios hospitalarios incrementa el riesgo de desarrollo y transmisión de infecciones, debido a una circulación inadecuada del aire. En el estudio participó de manera decisiva el Dr. Miller Alonso Camargo Valero, beneficiario de COLFUTURO en el año 2004.

 

El equipo investigador utilizó experimentos físicos y modelos computarizados para determinar cuál era el flujo de aire y de gérmenes al interior de un grupo de salas de servicios hospitalarios convencionales, que alojan alrededor de 30 camas en un mismo espacio. Los investigadores encontraron que las salas modernas, que buscan aumentar la privacidad de los pacientes y reducir las pérdidas de energía, también cambian el flujo de aire al interior. Para evitar que ese flujo de aire alterado se traduzca en un mayor riesgo a la propagación de gérmenes e infecciones, sería necesario estimular el movimiento del aire manteniendo las ventanas abiertas. 
 
 
En países subtropicales, la ventilación hospitalaria se convierte en un problema mayúsculo en determinadas épocas del año, como por ejemplo durante el invierno cuando las ventanas deben mantenerse cerradas para que los pacientes no sean sometidos a temperaturas extremadamente bajas. Para contrarrestar este problema, el equipo investigador instaló pequeños extractores de aire similares a los que se utilizan de forma doméstica para extraer el aire de los baños en casas y apartamentos.
 
En una nota publicada recientemente por el sitio web de noticias de la BBC, el doctor Camargo afirmó que “estos dispositivos simples, de bajo costo y poco consumo de energía podrían también aportar enormes beneficios a países en vías de desarrollo, donde enfermedades de transmisión a través del aire (como la tuberculosis) siguen siendo de gran preocupación”.
 
Miller Alonso Camargo Valero llevó a cabo estudios de pregrado en Ingeniería Química y de maestría en Ingeniería Ambiental en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá; donde además trabajó por más de una década como docente. Gracias al apoyo de Colfuturo, el ahora doctor Camargo viajó al Reino Unido para llevar a cabo su doctorado en Tratamiento de Aguas Residuales en la Universidad de Leeds. Posteriormente, culminó dos estancias posdoctorales y ahora es profesor en la Universidad de Leeds.
 
La posibilidad de realizar estudios en el exterior le ha permitido al doctor Camargo desarrollar su carrera profesional con proyección internacional, vinculándolo de paso a grupos de investigación en el Reino Unido, Estados Unidos, Argentina, México, Brasil, Bangladesh y Nigeria. 
En palabras del propio Miller Camargo, el apoyo de Colfuturo fue fundamental para hacer realidad sus deseos de estudiar un doctorado en el exterior, superando la barrera económica que en muchos casos impide el acceso a muchos estudiantes colombianos a las mejores universidades del mundo.
 
El reporte de este estudio puede ser visto en este link.
 

COLFUTURO, apoyo decidido por el desarrollo de Colombia

 
  • A lo largo de 21 años COLFUTURO ha apoyado a 7.606 beneficiarios, que han cursado 1.291 doctorados y 6.315 maestrías constituyéndose en el capital humano talentoso, preparado y capaz de liderar el desarrollo del país.
  • USD 175 millones suman los giros que de manera exitosa administra COLFUTURO desde su creación en 1991, gracias a los aportes del Gobierno a través de COLCIENCIAS e ICETEX y la empresa privada con generosas donaciones del Grupo Aval, la familia Santo Domingo, la Organización Ardilla Lülle, el Grupo Empresarial Antioqueño, Grupo Colpatria, Sociedades Bolívar, empresas del Valle del Cauca, entre otras.
  •  Para 2013 los recursos suman USD 38 millones, de los cuales COLCIENCIAS aportó USD 18 millones, y que serán distribuidos para costos académicos de 955 maestrías y 156 doctorados, así como de manutención de los 1.111 beneficiarios que viajarán a 30 países.
  • Convenios con el Ministerio de Defensa, Proimágenes, EPM, Ecopetrol, Harvard, DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico), la Embajada de Estados Unidos y la Embajada de Francia, entre otros, ofrecen grandes posibilidades a profesionales de todas las regiones del país de alcanzar su sueño de adelantar programas de posgrado en las más prestigiosas universidades del exterior.
Por 21 años consecutivos, la Fundación para el Futuro de Colombia – COLFUTURO, anuncia con satisfacción el respaldo a profesionales colombianos con los mejores promedios de excelencia académica para cursar estudios de posgrado en las más prestigiosas universidades del mundo.
De los 1.111 beneficiarios de 2.013, 702 son estudiantes que ocuparon los primeros puestos de pregrado, recibieron distinción summa cum laude u otros méritos y reconocimientos académicos. De ellos, 778 son de Bogotá, 148 son beneficiarios de Antioquia, 86 del Valle, 61 de Santander y 38 del Atlántico.
 
LA NOTA MÁS ALTA
 
La evolución y crecimiento del apoyo de COLFUTURO a los profesionales más brillantes ha sido constante. Desde  1992, cuando viajaron los primeros 46 profesionales beneficiarios  a cursar estudios de posgrado en el exterior (grupo en el que estaba el hoy director ejecutivo de la entidad  Jerónimo Castro), se han firmado más de 50 convenios con universidades de todo el mundo,  que ofrecen descuentos en matrículas entre el 10% y el 100%.  Es el caso de Harvard que financia hasta cinco doctorados y 15 maestrías en la totalidad de los costos, o a través de Embajadas como la de los Estados Unidos, Francia y el DAAD.
Los estudiantes pueden solicitar un préstamo de hasta máximo USD 50.000, por dos años, para financiar sus estudios de posgrado. Los beneficiarios de este programa pueden obtener una condonación del 50 % (25 % para el área de Administración). Los requisitos para contar con este beneficio son haber obtenido el título profesional, regresar a Colombia y permanecer en el país el doble del tiempo financiado por COLFUTURO, más un año.
COLFUTURO adelanta un riguroso proceso de selección bajo el criterio de la excelencia académica del candidato y del programa que va a cursar.
El programa Semillero de Talentos, que en 2013 seleccionó a 149 estudiantes de universidades públicas en ciudades diferentes a Bogotá, empodera y da confianza a los candidatos de otras regiones en cómo escoger una universidad de excelencia académica y la creencia de que es imposible financiar el costo que implica vivir y estudiar fuera de Colombia.
COLFUTURO ofrece consejería en la etapa previa a la selección de los beneficiarios, orientando a los candidatos en el proceso de búsqueda, preparación y admisión a programas de posgrado en universidades de excelencia académica en el exterior; seguimiento académico, giros de recursos y acompañamiento durante la realización del posgrado en el exterior e  intermediación laboral una vez regresan al país.
REGRESO A COLOMBIA
A través de ofertas de trabajo ajustadas a los perfiles profesionales y la realización de ferias laborales, los beneficiarios que regresan al país se ubican en puestos de academia y docencia, investigación, en instituciones del Estado, en la empresa privada, o profesionales como oficiales de las Fuerzas Armadas reciben apoyo gracias al convenio de COLFUTURO con el Ministerio de Defensa y destacados empleados de EPM, que este año recibirán el respaldo de Empresas Públicas de Medellín. También Ecopetrol, a través de un convenio firmado recientemente por USD 500.000, apoya a 20 estudiantes provenientes de regiones petroleras.
Los 1.111 beneficiarios de COLFUTURO de este año adelantarán posgrados en las doce áreas de estudio, así: Ingenierías (227), Administración de Empresas (132), Derecho (114), Ciencias Sociales (111), Artes (109), Ciencias Agropecuarias (85), Arquitectura (81), Ciencias Políticas (78), Ciencias Básicas (64), Ciencias de la Salud (41), Educación (37) y Economía (32).
 

Dos Formas de Recordar de Daniel Esquivia se expuso en Bogotá

Daniel Esquivia Zapata nació San Jacinto, en el departamento de Bolívar, en 1987. A muy temprana edad tuvo que dejar su lugar de origen con su familia, desplazados por la violencia paramilitar. Después de pasar por varias ciudades del país, la familia de Daniel se radicó en la ciudad de Bogotá donde fueron acogidos por la comunidad menonita.

En el año 2004, Daniel ganó una beca para dar inicio a sus estudios profesionales en arte en el Benedict College de Columbia, (Carolina del Sur) una universidad históricamente dedicada a educar a la comunidad negra. En 2008, al terminar sus estudios, se graduó con honoressumma cum laude y recibió una beca para iniciar un programa de maestría en dibujo en The New York Academy of Arts.

Con la ayuda de COLFUTURO, Daniel terminó sus estudios de maestría en el año 2011, obteniendo de nuevo un grado honorífico, además del Sant Barths Residency y un premio a la excelencia de parte de la universidad.

“Dos Formas de Recordar” es una manera de apelar al asistente a reflexionar sobre la historia del país y sobre todo a pensar en la forma en la que reconstruye la memoria y recuerda sus propias historias y las de los demás. ¿Cómo recordamos?, ¿qué recordamos y por qué? Son algunas de las preguntas que el artista espera que haya dejado la exposición.

La realidad nacional, los procesos de reconciliación y los intentos de paz, justicia y reparación hacen parte de la temática de la exposición, así como han sido parte de la propia historia personal del artista.

En “Dos Formas de Recordar”, Daniel Esquivia combina el dibujo con la litografía para crear imágenes que apelen a la sensibilidad del público, construyendo retratos de las personas que el artista conoce. El retrato es, según Esquivia, la forma en que el artista recuerda y no realmente un reflejo exacto de su propia imagen.

Los colibríes son también un elemento recurrente en la exposición. Estas aves están construidas con fragmentos de periódico, como una nueva apelación a la historia y la memoria del país.

Para Daniel Esquivia, la mayor ventaja del estudio en el exterior ha sido la de entrar en contacto con otros artistas, conocer otras sensibilidades y nustrirse de otros lenguajes para contribuir a su propia obra artística y a la construcción de un arte nacional.

Estudios en el exterior en constante evolución

Artículo escrito y publicado por Enlaza Mundos

Jerónimo Castro, director de Colfuturo, reconoce que la articulación con el Programa Enlaza Mundos es un esfuerzo que permanece a lo largo de las distintas alcaldías y que la tarea debe continuar.

En 1996, el directivo fue becario de la entidad que hoy lidera, una maestría en la Escuela de Economía de Londres, durante 2 años, hizo parte de su formación profesional, y hoy es él quien se encarga de promover y velar por los procesos de cientos de beneficiados que estudian generando un impacto positivo al país: “Obviamente la percepción como beneficiario a director cambia enormemente, es como ver los toros desde la barrera y volverse activo en el tema para llevarlo con precisión y buenos resultados”.

Desde hace 11 años dirige la Fundación y cree que el panorama evoluciona gracias al interés que existe en la formación internacional y las demandas que trae el mercado laboral. Frente al tema de la doble titulación es enfático en asegurar: “A esta modalidad debe postularse un buen estudiante, ahí tiene todo el sentido, para un estudiante promedio es mejor que adquiera experiencia laboral, hay que recordar que este mercado penaliza la falta de experiencia profesional, alguien que tiene pregrado, es una persona más madura, puede conectarse mejor con las exigencias que trae el medio”.

Colfuturo, con 20 años de experiencia, apoya al Programa Enlaza Mundos, evaluando la institución de acogida en el exterior y el programa académico al que aspira el candidato. Cualquier profesional interesado en obtener un crédito condonable Enlaza Mundos para las modalidades de maestría, doctorado o doble titulación deberá inicialmente diligenciar el formulario de Colfuturo y luego el formulario en línea del Programa que lidera la Alcaldía de Medellín.

Jerónimo Castro destaca el impulso gubernamental a la ciencia, a la tecnología y a la innovación, y cree que en los últimos 10 años el crecimiento de aspirantes en estas áreas es evidente y está en constante evolución.

Un punto a destacar en la dinámica de formación profesional en el exterior es que, de las personas que se preparan, un alto porcentaje regresa a contribuir desde sus nuevas capacidades al desarrollo del país y la región. En términos porcentuales “casi un 74 % de esta población regresa, un 26 % se queda un poco más de tiempo en el exterior, y de estos más o menos la mitad regresa en los dos años siguientes de haber finalizado su programa académico en el exterior”.

El trabajo conjunto entre Colfuturo - Enlaza Mundos hace parte de una dinámica de beneficios y oportunidades para los profesionales, que tras sus experiencias en el exterior, pueden regresar a contribuir al desarrollo del país, de ahí que se pueda asegurar que la articulación de ambas entidades constituye una promisoria alianza estratégica.

Óscar Osorio, galardonado con un premio a la mejor tesis doctoral del año

El vallecaucano Óscar Osorio recibió el premio Gutiérrez Mané a la mejor tesis doctoral del año sobre Literaturas Latinoamericanas y del Caribe Hispánico entregado por el Programa de Literaturas Hispánicas y Luso-Brasileñas de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

En el concurso participan las tesis sobre literaturas latinoamericanas o del caribe hispano. El premio es un reconocimiento a la mejor tesis de doctorado del año 2011-2012. Óscar Osorio, originario de La Tulia, Valle, es uno de los beneficiarios de COLFUTURO.

Osorio es profesor titular de la Universidad del Valle, Licenciado en Literatura y Magister en Literatura Colombiana y Latinoamericana de la Universidad del Valle, Master en Literaturas Hispánicas y Ph.D. en Literaturas Hispánicas y Luso-Brasileñas de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

Osorio ha publicado los libros: La balada del sicario y otros infaustos (2002), Historia de una pájara sin alas (2003); La mirada de los condenados (2003); Poliafonía (2004); Violencia y marginalidad en la literatura hispanoamericana (2005); Hechicerías (2008); El cronista y el espejo (2008, ganador del XXXII Premio Cáceres de Novela Corta, España 2007) y Una porfía forzosa (2012). Sus narraciones hacen parte de las antologías Encuentro 10 poetas latinoamericanos en USA (2003); Cali-grafías la ciudad literaria (2008); Voces y diferencias: Poesía (2009) y Voces y diferencias: Relatos (2010). Además, es coautor de los libros Nueva novela colombiana (2004) y Yo hablo, tú escuchas, ella lee, nosotros escribimos, una pedagogía compartida (2007). También ha publicado ensayos, crónicas y poemas en revistas como Poligramas, Hybrido, Con-textos, Ciberayllu, Letras Hispanas, Revista Cronopio, Letralia, Aurora Boreal y Archivos del Sur.

En su tesis doctoral, Óscar Osorio analiza veinticuatro novelas que tratan los temas del narcotráfico y el sicariato en Colombia, haciendo una revisión de la crítica literaria sobre esta narrativa, examina influencias y determinaciones socioculturales en la construcción de mundo que hacen estas novelas en cinco regiones del país (la Costa Atlántica, el Valle del Cauca, el Eje Cafetero, Antioquia y Bogotá) e indaga acerca de la construcción de la figura del sicario, la relación entre ciudad y violencia, los fenómenos del narcotráfico y el sicariato y las implicaciones de las instancia narrativa en la lectura de la realidad que proponen estas ficciones. La tesis de Osorio cobra gran relevancia en la crítica sobre las narrativas asociadas al narcotráfico porque indaga por primera vez acerca de las determinaciones socioculturales de las distintas regiones en la configuración de los universos ficcionales y corrige múltiples errores de apreciación crítica sobre dichas narrativas.

El doctorado se adelantó gracias a una comisión de estudios otorgada por la Universidad del Valle y a una beca crédito de COLFUTURO, lo que permitió a Osorio concentrarse en sus estudios, obteniendo un promedio excelente y la elaboración de esta tesis de un valor incalculable no solo para su vida profesional sino para el estudio de la literatura colombiana contemporánea.

Giros

Colombiana galardonada con el Roger Babson Award

Oriana Torres, beneficiaria de Colfuturo en el año 2011, recibió el Roger Babson Award, un reconocimiento entregado por Babson College a sus mejores estudiantes en cada ceremonia de graduación.

Y es cierto que Torres fue, muy probablemente, la estudiante más destacada de su promoción ya que recibió cuatro de los 18 reconocimientos que otorga Babson College anualmente a sus estudiantes, incluyendo el Sorenson Award for meritorious Achievement, el Global Management Program Award, el Babson Alumni & Friends Network Award  y finalmente el Roger Babson Award, la distinción más alta entregada por la institución educativa.

Este reconocimiento, que se entregó a la colombiana entre un grupo de más de 560 estudiantes, le fue adjudicado por varias razones. Para comenzar, Oriana Torres fue la organizadora de la versión 2013 del Foro de Emprendimiento de Babson, un evento que reunió a más de 500 personas alrededor de un grupo élite de exponentes en emprendimiento a nivel mundial. Torres organizó por dos años consecutivos el Foro de Emprendimiento Latinoamericano de Babson, el cual se convirtió en un auténtico epicentro de conversaciones relacionadas al desarrollo de América Latina por parte de la comunidad económica y emprendedora.

Como si fuera poco, Oriana Torres lideró un programa para la educación del emprendimiento en Ruanda, que desplazó por un mes a un grupo de estudiantes norteamericanos en una misión educativa para orientar a estudiantes de todos los niveles en temas de emprendimiento, tecnología, manejo del idioma inglés y desarrollo de una carrera. El impacto de su trabajo no solo se ha hecho sentir en el exterior ya que gracias a la investigación Anatomía del Emprendedor de Alto Impacto Colombiano, Oriana Torres ha empezado a contribuir al estudio y desarrollo de una cultura de emprendimiento tan necesaria en nuestro país.

Babson College es probablemente una de las escuelas de negocios más importantes de los Estados Unidos, así que el reconocimiento obtenido por Oriana Torres es no solo una muestra de su tenacidad y disciplina como estudiante, sino además una muestra evidente de la visibilidad y protagonismo que toman los estudiantes colombianos en el exterior.

Para Oriana Torres, Colfuturo se ha convertido en la mejor herramienta para el desarrollo económico y social del país ya que los estudiantes que – como ella – pueden estudiar en una universidad extranjera obteniendo tan buenos resultados son pocos pero se preocupan por generar un efecto multiplicador valioso, que hace que la esfuerzo económico y académico no solo beneficie a los estudiantes y sus familias sino que además se convierta en motor de desarrollo para el emprendimiento, la economía y el bienestar social general en nuestro país.

“Colombia tierra de luz” se expone en la Universidad de Harvard

La exposición fotográfica y social del artista y beneficiario de COLFUTURO, Santiago Escobar-Jaramillo, se expondrá hasta el 31 de agosto en el Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard. Su proyecto reflexiona sobre la reparación de víctimas del conflicto armado en Colombia. La organización de este evento cuenta con el apoyo de Drclas@Harvard y Arts@drclas.

Posteriormente y gracias al apoyo de COLFUTURO realizó una maestría (méritos) Fotografía y Culturas Urbanas del Goldsmiths College,Universidad de Londres. Su trabajo final lo dedicó al fenómeno del desplazamiento, con el cual obtuvo una distinción académica. Al regresar a Colombia, su compromiso con el país y las diversas experiencias obtenidas en la maestría, lo impulsaron a continuar explorando problemáticas sociales del país en un entorno artístico.

Desde hace dos años con el apoyo de su propia convicción y tenacidad creó el proyecto “Colombia tierra de luz”. Su propósito es recuperar la esperanza en pueblos donde la paz ha sido arrebatada por diversas situaciones del conflicto por medio del arte. “Es volver a imaginar a Colombia, iluminada, tranquila y en paz” dice Santiago.

La primera experiencia de este proyecto se realizó en Santa Rita, Magdalena. Allí en un acto simbólico, y con sistemas lumínicos básicos, más de 300 personas iluminaron el pueblo para recordarlo como era antes de los episodios violentos y cómo se esperan volver a verlo.

Gracias a este proyecto, colombianos que se han enfrentado a situaciones de desplazamiento en Magdalena, Santander, Antioquia, Guajira, Tolima, Caldas, Chocó, Córdoba y otros departamentos han vuelto a ver sus espacios recuperados por la luz. El registro fotográfico de estas experiencias son consignadas en http://colombiatierradeluz.org/donde son comentadas y compartidas al público en general.

Hoy, gracias a la  autogestión de Santiago, los rostros y la esperanza de decenas de pueblos colombianos son expuestas en el Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard con el apoyo de Drclass@Harvard y Arts@drclas. En este espacio, además de discutirse temas de gran importancia para la región se reúnen miles de estudiantes, maestros y líderes políticos a discutir los problemas latinoamericanos.  La exposición estará abierta al público hasta el 1  de septiembre de 2013.

Páginas

21

21

Eventos 2018